Murgiverde s.c.a.2º

Murgiverde s.c.a.2º
frutas y hortalizas

jueves, 31 de mayo de 2012

12 RECOMENDACIONES SOBRE LA COMERCIALIZACION DE ALIMENTOS DESTINADOS A LOS NIÑOS

SACADO DE DOCTISIMO:

 la OMS alerta sobre los peligros de la publicidad alimentaria

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado 12 recomendaciones sobre la comercialización de alimentos destinados a los niños con el objetivo de detener la epidemia de obesidad infantil. La organización busca incitar a los estados miembros a que protejan a los niños del marketing que promueve alimentos demasiado grasos, dulces o salados.
Obesidad infantil: Peligros de la publicidad alimentaria
© Thinkstock
La OMS espera que sus recomendaciones formen parte de una “estrategia mundial para la alimentación, el ejercicio físico y la salud”, con el fin de frenar el avance de la obesidad infantil en el mundo. Las cifras de la organización son elocuentes: más de 42 millones de niños menores 5 años padecen sobrepeso u obesidad.
Una acción mundial para reducir el impacto de la mala alimentación en los niños
Para la OMS, el principal responsable de la obesidad infantil es el marketing al servicio de la comercialización de “alimentos con alto contenido en grasas saturadas, ácidos grasos trans, azúcares libres o sal”. Por lo tanto, según la organización, las políticas deberían estar dirigidas a reducir el impacto del marketing, ya sea prohibiendo los productos en cuestión o limitando la exposición de los más pequeños a los anuncios comerciales.
La OMS advierte de que estos mensajes publicitarios no deberían tener presencia en ningún tipo de centro educativo. Y señala que el control del marketing deberá estar definido por políticas nacionales que establezcan restricciones así como por sistemas de vigilancia, de control de su aplicación, un dispositivo de “sanciones aplicables” y una evaluación regular del impacto de las medidas tomadas.

Alternativas a la prohibición de la publicidad probadas en el extranjero

En Estados Unidos, la publicidad alimentaria, sobre todo la destinada a los niños, cuenta con un público enorme. Pero a pesar de las promesas que hacen las marcas, la mayoría de los alimentos que venden son desequilibrados. Un estudio reciente realizado por el Rudd Center for Food Policy & Obesity de la Universidad de Yale en 12 cadenas de restaurantes americanos (McDonald's, Subway, Burger King, Starbucks, Wendy's, Taco Bell, Pizza Hut, Dunkin' Donuts, KFC, Sonic, Arby's, Jack in the Box, Domino's, Chick-fil-A, Panera Bread, Dairy Queen, Papa John's, Hardee's, Quizno's y Popeye's) demostró que de 3039 menúes para niños sólo 12 eran equilibrados.
Para desincentivar el consumo de la llamada fast-food, el ayuntamiento de San Francisco, en California, ha decidido prohibir los juguetes que muchas veces acompañan a los menúes infantiles. Otra iniciativa americana es la de incluir personajes de los dibujos animados en los paquetes de frutas y verduras. Una idea que, en términos de salud pública, influiría positivamente en los gustos de los más pequeños.
La implementación de una tasa específica para los alimentos grasos (fat tax) es otra de la medidas que se barajan tanto en Estados Unidos como en Rumania. Sin embargo, aplicar el tributo es difícil dada la enorme presión que ejerce el lobby en este sector.
En España, en términos de control de la publicidad, existe el Código de Autorregulación de la publicidad de alimentos dirigida a menores (PAOS), que establece, para las empresas adheridas, reglas de desarrollo, ejecución y difusión de los mensajes publicitarios dirigidos a menores.
J.P. Rivière
Fuente: "Recomendaciones sobre la promoción de alimentos y bebidas no alcohólicas dirigida a los niños", Organización Mundial de la Salud, 21 de enero de 2011. Accesible en línea