Murgiverde s.c.a.2º

Murgiverde s.c.a.2º
frutas y hortalizas

sábado, 28 de julio de 2012

EL PROBLEMA DE IMPORTAR FRUTASY HORTALIZAS DE PAISES TERCEROS


La interceptación en las fronteras portuarias de la UE de agrios infectados procedentes de Brasil creció un 1000%, mientras que en el caso de Sudáfrica el aumento fue del 287%.
La detección de plagas por parte de los servicios de inspección europeos en los cargamentos de cítricos importados de países como Brasil y Sudáfrica se disparó durante la última campaña hasta cotas sin precedentes, con lo que el riesgo cierto de introducción de nuevas y letales enfermedades en la citricultura española crece de manera cada vez más alarmante, según alerta la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja).
Los datos al respecto que maneja la propia Comisión Europea resultan demoledores y no dejan lugar a dudas sobre la gravedad extrema que ha alcanzado el problema. Así, la interceptación en las fronteras portuarias de la UE de cítricos procedentes de Brasil infectados por alguna plaga se multiplicó por diez entre 2010 y 2011 al pasar de 5 a 50 casos (+1000%), mientras que la detección de plagas y enfermedades en cargamentos citrícolas originarios de Sudáfrica se multiplicó por tres durante el citado período al pasar de 16 a 46 casos (+287%), de acuerdo con las cifras oficiales de las autoridades comunitarias.
“Estamos jugando con fuego —denuncia el presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado— y por eso exigimos a la Comisión Europea que suspenda la entrada de agrios procedentes de esos países al menos hasta que se firme un protocolo de actuación que permita realizar inspecciones en origen, tal como hace Estados Unidos con nuestros cítricos. Llevamos mucho tiempo alertando sobre esta situación y si finalmente nuestra citricultura se viera infestada por alguna de esas plagas, cuyos efectos son irreversibles, exigiremos responsabilidades a las administraciones y llegaremos hasta donde haga falta para reclamar  compensaciones para todos  aquellos agricultores que puedan verse perjudicados”.
En efecto, entre las plagas detectadas con mayor frecuencia en las últimas  importaciones figuran algunas de las más devastadoras, entre ellas el llamado “cáncer de los cítricos” (Xanthomonas axonopodis), contra el que no se conoce ningún remedio eficaz y que obliga a arrancar los árboles de los territorios infestados, o la “mancha negra” (Guignardia citricarpa), un hongo que deja la fruta comercialmente inservible. También resulta inquietante el significativo aumento de interceptaciones que se ha registrado en partidas de cítricos importadas desde Pakistán, puesto que en la mayoría de los casos la mercancía infectada era portadora de una bacteria tremendamente agresiva denominada “Greening”.
“Es ahora, en estas fechas, cuando nos encontramos en el punto álgido de la campaña de importaciones de cítricos —señala Aguado— y por eso mismo es absolutamente imprescindible que las autoridades comunitarias aborden el problema con toda la seriedad y el rigor que sin duda merece. Con la crisis de precios que arrastramos no podemos permitir de ninguna manera que entre en nuestra citricultura una de estas plagas cuyas consecuencias, bien lo sabemos, son catastróficas. El sector, en las circunstancias actuales, no podría hacerle frente”.
Los últimos precedentes de la entrada de nuevas plagas en la Comunitat  Valenciana demuestran las enormes dificultades que entraña combatirlas una vez se han introducido. Desde su aparición en 2007 y 2009, tanto el Pezothrips como el llamado “Cotonet” de les Valls han extendido su radio de acción y se encuentran fuera de control, según constatan los servicios técnicos de AVA-Asaja.