Murgiverde s.c.a.2º

Murgiverde s.c.a.2º
frutas y hortalizas

viernes, 28 de septiembre de 2012

ULTIMO CAPITULO DE LA GUERRA DEL TOMATE ENTRE EE.UU. & MEXICO


Un día antes de reunión para renegociar acuerdo
La decisión del Departamento de Comercio de EE.UU de publicar un anuncio preliminar de su intención de rescindir el acuerdo comercial relacionado al tomate entre EE.UU y México fue calificada como precipitada e injustificada por laFresh Produce Association of the Americas (FPAA).
Por medio de un comunicado la entidad, que representa  a importadores de frutas y hortalizas en mexicanas con base en EE.UU, manifestó que el hecho posiblemente fue motivado por intereses políticos dentro de la administración del presidente Barack Obama.
Lance Jungmeyer, presidente de la FPAA manifestó que el Departamento le ha dado “una bofetada en la cara a la buena voluntad mostrada por los productores mexicano”, los cuales se iban a reunir con la entidad para renegociar los términos del acuerdo el día de hoy.
“Los grupos de productores mexicanos habían intentado en vano durante cuatro meses programar una oportunidad cara a cara para renegociar este acuerdo”, dijo Jungmeyer.
Agregó que el hecho que el Departamento haya decidido terminar el acuerdo el día antes de la  reunión, dejaba de manifiesto la presión política que estaba enfrentando esta por parte de la industria en Florida, “un estado clave en las próximas elecciones”, sostuvo.
Cabe recordar que el organismo estadounidense estaba llevando a cabo una revisión del acuerdo “Tomato Suspension Agreement (TSA), el cual ha regulado el precio de los tomates importados desde México desde 1996. La revisión respondió a una petición de los productores de la fruta del estado de Florida.
La FPAA informó con anterioridad que grupos de diversos sectores de la economía en EE.UU habían expresado su apoyo a la continuidad del acuerdo. Entre ellos la Cámara de Comercio de EE.UU, el Food Marketing Institute, la Asociación Nacional de Restoranes, incluso minoristas como Wal Mart.
El grupo manifestó que una posible rescisión del contrato podría tener enormes implicancias en los empleos generados por las empresas relacionas a la industria.
“Decenas de miles de puestos de trabajo en los estados fronterizos como Arizona, Texas y California dependen de la industria importadora de tomate”, manifestó Alejandro Canelos, chairman de la FPAA y director de Apache Produce.
Noticias relacionadas: