Murgiverde s.c.a.2º

Murgiverde s.c.a.2º
frutas y hortalizas

miércoles, 10 de octubre de 2012

El sector hortícola almeriense puede afrontar los desafíos que se le presentan de forma solvente”


FUNDACIÓN CAJAMAR

“El sector hortícola almeriense puede afrontar los desafíos que se le presentan de forma solvente”

  • Así lo afirma el profesor de la UAL, José Ángel Aznar Sánchez, en un artículo editado en los Cuadernos de Estudios Agroalimentarios
Aumentar Disminuir Imprimir
ALMERÍA
Enlace corto: http://goo.gl/NGZ1E
10 OCTUBRE, 2012 | REDACCIÓN
El profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Almería, José Ángel Aznar Sánchez, analiza la situación actual del Clúster agroindustrial de la horticultura intensiva almeriense en losCuadernos de Estudios Agroalimentarios que publica anualmente la Fundación Cajamar.
El profesor asegura que el sector agrícola almeriense tiene que afrontar numerosos retos pero que su modelo de desarrollo ha generado una serie de ventajas que son signo de garantía. Afirma que el sistema almeriense de horticultura debe superar “una serie de debilidades en diferentes ámbitos que pueden condicionar su ritmo de crecimiento y su viabilidad futura”.
Para Aznar Sánchez, la agricultura almeriense ha vivido cuatro décadas de desarrollo que se han calificado como “milagro” pero que no están carentes de deficiencias que hay que afrontar.
Concentración de la oferta
Una de las debilidades apuntadas por Aznar Sánchez es la dispersión de la oferta, “cada vez más acentuada”. Para el economista hace falta organizar mejor la producción y el comercio en origen. Las empresas “deberían llevar a cabo procesos de concentración de cara a poder satisfacer los requerimientos de la gran distribución”. “Se trataría –indica- de crear entidades asociativas fuertes con capacidad para agrupar y regular la producción y diferenciarla del resto con el fin de conseguir precios rentables para el agricultor y reforzar su posición en el mercado”.
La globalización y la apertura del mercado europeo representan una mayor competencia de países terceros. Por eso la agricultura almeriense tiene que adaptarse manteniendo la unión asociativa y un alto nivel de inversiones en innovación y tecnologías que le diferencie del resto y que le permita competir en calidad y en nuevos servicios.
“Afortunadamente –recuerda el profesor- el sistema hortícola almeriense (…) presenta unas condiciones propicias para el avance y una gran versatilidad para adaptarse a las modificaciones de los mercados y el entorno, lo que le hace estar en disposición de afrontar los desafíos que se le presentan de forma solvente”.