Murgiverde s.c.a.2º

Murgiverde s.c.a.2º
frutas y hortalizas

sábado, 6 de octubre de 2012

TENEMOS QUE PRODUCIR MAS ALIMENTOS PARA EL AÑO 2050


Sevilla, 5 oct (EFE).- La producción mundial de alimentos debe incrementarse más del 70 % antes del año 2050 para poder dar de comer a 9.000 millones de personas, según las conclusiones de una jornada organizada por UNICEF y el Instituto de Cuestiones Agrarias y Medioambientales (ICAM) -vinculado a Asaja-.
Según ha informado Asaja Sevilla en un comunicado, en dicha jornada, denominada "La agricultura, esperanza de la humanidad", se ha puesto de manifiesto la necesidad de movilizar todos los recursos económicos, científicos y humanos para incrementar la producción agrícola mundial y para evitar que se produzcan desajustes entre la oferta y la demanda de alimentos.
En el encuentro se han analizado los retos a los que se enfrenta la agricultura y la ganadería ante los continuos cambios en el marco legal, económico y político, así como los desafíos para el sector agrario ante el abastecimiento de alimentos saludables para la población en expansión en un mundo globalizado.
El informe sobre la OCDE y la FAO sobre las perspectivas agrícolas mundiales para el periodo 2012-2021, hecho público el pasado mes de julio, refleja la foto de la situación que trasladaron los ponentes, según la nota.
La vicepresidenta del comité UNICEF-Andalucía, Isabel López Calderón, advirtió en la jornada de que falta muy poco para 2015, año en el que, en cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, se debería reducir a la mitad el porcentaje de personas que sufren hambre crónica y que supera los 1.000 millones de personas.
Tachó de "intolerable" la desnutrición infantil y exhortó a "contribuir al desarrollo de la agricultura en todo el mundo, y especialmente en las regiones de Asia y África que más sufren por la carestía de alimentos y donde las mujeres son la base del desarrollo agrícola".
El consejero económico para el análisis de los mercados agrarios de la Unión Europea, Tomás García Azcarate, señaló que no estamos ante una crisis de precios sino de costes que reducen los márgenes de beneficio de los agricultores y de los ganaderos y en España, país fuertemente dependiente de la importación de cereales y soja, "está provocando la pérdida de competitividad de las explotaciones ganaderas y el cierre de explotaciones lácteas".
Las explotaciones lácteas, además, se ven sometidas a otra presión derivada del deficiente funcionamiento de la cadena alimentaria, que "en casos como el de la leche y el aceite puede llegar a destruir valor, al utilizar estos alimentos como producto reclamo", ha apuntado
García Azcárate instó al sector agrario a trabajar teniendo en mente "una PAC low cost".EFE