Murgiverde s.c.a.2º

Murgiverde s.c.a.2º
frutas y hortalizas

sábado, 10 de noviembre de 2012

Almeria, la despensa de Europa y la huerta del mundo






 Almería, la despensa de Europa y la huerta del mundo

 El cultivo de la tierra ha sido la forma de vida de prácticamente toda la provincia. En el siglo pasado fueron muchas las comarcas que vivieron épocas de bonanza económica gracias al parral, el olivo, los almendros o el cereal. Hoy día, las tierras del interior se han reconvertido adaptándose a nuevas formas de cultivo, como la agricultura ecológica o cambiando los frutos secos por las viñas. En otras zonas, las tierras han sido adquiridas o repobladas por la Junta de Andalucía para dotar de vegetación a una provincia que erróneamente se conoce como árida.
Los productos de Almería garantizan la seguridad alimentaria La producción agrícola intensiva de la provincia se ubica en toda la franja del litoral mediterráneo almeriense, desde Adra y hasta Pulpí, limitando con las provincias de Granada y Murcia, respectivamente. Este territorio es comúnmente dividido en dos zonas: Poniente y Levante. La comarca de Poniente, antes conocida como "Campo de Dalías", alberga la mayor superficie de invernaderos. Esta zona está formada por los municipios de Adra, Dalías, Berja, El Ejido, La Mojonera, Vícar y Roquetas de Mar. En el otro extremo de la provincia, encontramos la comarca de Levante, en donde la actividad agrícola se ha incrementado en los últimos años, siendo los municipios de Níjar y Almería los que desarrollan el cultivo bajo plástico. En su conjunto, el litoral almeriense agrupa a más de 25.000 hectáreas de invernaderos.
 Respecto al volumen de actividad agrícola, El Ejido es el municipio con mayor superficie de invernaderos, aproximadamente doce mil hectáreas, que se reparten en su gran territorio. En el año 2003, la población de esta localidad ascendía a más de 62.000 habitantes. Este crecimiento demográfico se ha venido incrementado en los últimos veinte años, ya que este pueblo ha sido lugar de acogida de miles de inmigrantes, procedentes de las comarcas limítrofes, del resto de España, Norte de África y de los países europeos. El crecimiento de población ha sido reforzado por el aumento económico. El Ejido alberga la mayor parte de las delegaciones de las multinacionales de insumos agrícolasempresas comercializadoras y servicios para la agricultura.
Las frutas y hotalizas almerienses son cultivadas bajo estrictos controles de calidad
 Otra localidad representativa del Poniente almeriense es Roquetas de Mar, con cerca de dos mil hectáreas de invernaderos. En la comarca de Levante, destaca Níjar, y una zona conocida como "La Vega de Almería". Los agricultores de este territorio han sabido aprovechar una circunstancia negativa como es la mala calidad del agua, que presentan unas concentraciones elevadas de sal. Este hecho se ha convertido en una virtud, puesto que los mejores cultivos de tomate se realizan en esta área. Una característica de superficie agrícola limítrofe con la provincia de Murcia es el cultivo de vegetales de hoja, como la lechuga y el brócoli.
 A pesar del gran volumen de producción agrícola intensiva que se concentra en el litoral almeriense, en los pueblos del interior se están implantando sistemas productivos acordes con el en torno. En el Valle del Andarax, y más concretamente en Laujar de Andarax está resurgiendo la actividad agrícola gracias al cultivo de viñas destinadas a la producción de vino. A este municipio le han seguido otros como Padules, Lúcar (en el Alto Almanzora) o Tabernas. Asimismo, la producción de aceite está cobrando vida en las comarcas del Andarax, Tabernas, Filabres y Almanzora. A estas producciones se le suman otras iniciativas para poner en marcha cultivos alternativos como el espárrago.