Murgiverde s.c.a.2º

Murgiverde s.c.a.2º
frutas y hortalizas

viernes, 17 de enero de 2014

Certificaciones de calidad en frutas y hortalizas de Almeria

Certificaciones de calidad en frutas y hortalizas de Almeria

Actualmente, existe una preocupación creciente del consumidor sobre
la calidad y la salubridad de los alimentos, por su influencia directa sobre
la salud, pero además son relevantes las implicaciones medioambientales
y del entorno social de las zonas productivas. De ahí la importancia
de las normas de calidad como elemento certificador, no solo del proceso
productivo, sino también de la transformación y hasta de la gestión.
Las principales normas de certificación implantadas en la provincia
continúan siendo UNE 155.000 y GlobalGAP. Según datos proporcionados
por la consultora Agrocolor, durante la campaña objeto de estudio,
el número de empresas acogidas a la norma UNE 155.000 se ha
mantenido invariable. No obstante, sí se han producido cambios en la
superficie certificada, que ha disminuido un 10,9 % con respecto a 2011.
Este descenso ha sido compensado con el incremento de las hectáreas
incluidas en GlobalGAP, observándose cierta tendencia hacia la certificación
directa en dicho protocolo que ha sido cuantificada en unas 3.450
hectáreas para 2012. Por su parte, el módulo GRASP (auditoría social
de GlobalGAP) ha incrementado su presencia con 412 agricultores evaluados,
lo que muestra el creciente interés del sector por los aspectos
sociales de la producción. Asimismo, la norma UNE 155.400, que contempla
métodos de lucha biológica, también ha experimentado un crecimiento
en superficie, aunque más moderado, del 30,2 %. Por tanto, han
sido 4.164 hectáreas las acogidas a esta norma.
Respecto al recientemente aparecido protocolo alemán QS (Qualität
und Sicherheit GmbH), este está teniendo una buena acogida, como era
de esperar, ya que Alemania es uno de los principales destinos de las frutas
y hortalizas exportadas desde la provincia. La principal novedad que
ha presentado esta nueva norma de certificación ha sido la posibilidad
de incorporación de transportistas y empresas de transporte, cubriendo
de esta forma toda la cadena de alimentación.
La certificación de empresas agroalimentarias dirigida a la realización
de correctas prácticas de seguridad e higiene en la manipulación
y lanzamiento al mercado a través de BRC e IFS está establecida en el
sector desde hace años, por lo que las cifras se encuentran estabilizadas.
Otros protocolos menos representativos, como TESCO NATURE o
LEAF (Linking Environment and Farming) se han mantenido en líneas similares

a la campaña anterior, aunque con cierta tendencia al alza
En cuanto a la evolución de la superficie certificada en Producción
Integrada, esta continúa la tendencia descendente que iniciase hace dos
campañas. Este descenso no está en absoluto relacionado con un menor
uso de técnicas de control biológico, como puede observarse en el
apartado 2.2 de este documento, sino con la ausencia de incentivos económicos
para el uso de las mismas. De manera que los productores han
encontrado otras vías para minimizar el gasto en la estructura de costes
sin alterar el manejo de los cultivos.
Por tanto, lo anteriormente expuesto pone de manifiesto que el sector
continúa su apuesta por ofrecer la máxima calidad y satisfacer los requerimientos
del consumidor a todos los niveles: social, medioambiental
y, principalmente,de salubridad de los productos.

Fuente: analisis de la campaña hortofruticola en Almeria 2012-13 de  cajamar