Murgiverde s.c.a.2º

Murgiverde s.c.a.2º
frutas y hortalizas

domingo, 19 de enero de 2014

La gran distribucion y el divorcio con consumidores y agricultores

La gran distribucion y el divorcio con consumidores y agricultores

España es la huerta de Europa, una de las principales potencias exportadoras en temas agroalimentarios, pero, en cambio, en la Gran distribución, no se refleja este potencial y el consumidor se enfrenta a una gran cantidad de productos sin marca que le confunden y impiden sus decisiones.

Las grandes superficies han fracasado en la venta de frutas y hortalizas debido a la falta de trazabilidad y la nula presencia de marcas, y el ineficiente modelo comercial de las empresas agrícolas, provocan un control total de las cadenas sobre el tejido productivo.

El ineficiente modelo comercial de las empresas agrícolas, su poco carácter innovador,  nula intuición empresarial y la falta de formación de sus dirigentes, provocan que las empresas agrícolas tengan una nula inversión en temas como publicidad, marketing e I+D+I, si además les añadimos los continuos obstáculos de las cadenas de distribución, hacen que no lleguen esas marcas de los productores a los consumidores.

 Destacar la diferenciación que supone el frutero de barrio que vela por la seguridad, calidad, servicio personal y fidelización al cliente, en oposición a las políticas de las grandes cadenas, de exposición confusa, productos mal colocados, falta de información y embalajes inadecuados, como los embalajes de plástico que son percibidas como algo dañino para la salud y el medio ambiente,  a cambio de reducir costes y aumentar márgenes de beneficios y el desconocimiento de parte del sector productor por los responsables de compras de frutas y hortalizas, hacen que el consumidor tenga una muy mala apreciación de la gran distribución.

El sector de la gran distribución es consciente de esta situación y problemática ya que el 90% del consumo de frutas y hortalizas se realiza en canales tradicionales (65%) y la gran distribución (35%), y año tras año se agrandan esas diferencias.
En cuanto a la calidad de las frutas y hortalizas,  las empresas de la distribución en España es muy diferente que el centro de Europa, destacando en España por su mala calidad, y destacar los nuevos modelos de negocios que se intentan implantar en las cadenas Inglesas, Alemanas, Austriacas, Suizas y francesas de vender  las terceras calidades y estrios con precios muy bajos pero márgenes muy altos, ya que las empresas comercializadoras no suelen abonar estas calidades a los agricultores

Autor:  francisco Javier gonzalez Alonso