Murgiverde s.c.a.2º

Murgiverde s.c.a.2º
frutas y hortalizas

lunes, 1 de junio de 2015

EL BIG DATA VA A INFLUIR EN EL PRECIO DE FRUTAS Y VERDURAS

EL BIG DATA VA A INFLUIR EN EL PRECIO DE FRUTAS Y VERDURAS

El big data se está convirtiendo en una herramienta fundamental para estudiar las tendencias de mercado, esta herramienta es muy utilizada por las cadenas de supermercados y cada día que pasa se está perfeccionando y cuenta con mejores profesionales que saben analizar y exprimir la esencia de las grandes bases de datos. Las bases de datos son compradas por las grandes cadenas a otras empresas que van acumulando datos de usuarios de la web, donde nos dicen que tipo de consumidor somos, donde vivimos, capacidad económica, etc…

El big data también cuenta con sus tendencias y novedades y la ultima que se ha puesto en mercado, es la posibilidad de establecer que productos y que precios debemos de poner en los lineales, todo depende de los análisis de los datos y los resultados serán variables y una misma cadena de supermercados puede tener unos productos y establecer unos precios totalmente diferente de la ciudad mas cercana, o diferenciar por provincias, comunidades, países, etc… en España por ejemplo las frutas y verduras que se consumen en el norte se diferencian en algunas cosas con los ciudadanos del sur y los españoles no consumimos lo que los alemanes y cada país esta dispuesto a pagar mas por un tomate y en otro país pagan mas por un pimiento.

El blog de marketing http://www.puromarketing.com/ lo define muy bien en el siguiente articulo:      “ Los supermercados experimentan: Además, el usar los datos para saber qué se debe cobrar por un producto podría llegar a todos los niveles y permitir modificar su estrategia a muchas compañías. Unas de las que podrían beneficiarse del big data a la hora de fijar precios podrían ser los supermercados. Los analistas apuntan que el big data podría ser el elemento clave para que estos establecimientos sobrevivan con suerte al cambio de pautas de consumo.

Los supermercados son uno de los sectores que más se han visto perjudicados por la guerra de precios. Los consumidores están recortando sus gastos de forma masiva y están prefiriendo a aquellas compañías que les ofrecen servicios y precios bajos. Esto es lo que explica el boom en todo el continente de las cadenas alemanas low cost, como puede ser Lidl, o el hecho de que en España firmas como Mercadona o Dia se hayan hecho con el mercado de la alimentación. Pero lo cierto es que el punto exacto para conseguir seducir al consumidor no está solo en el precio bajo sino también en tener el precio exacto que está dispuesto a pagar en ese momento concreto. Y, ahí, solo el big data puede ser iluminador.”


AUTOR; Francisco Javier Gonzalez Alonso

Email: fj@murgiverde.com